Nuestros objetivos

México es un país y rico y hermoso, pero también lleno de contrastes. Existe una pequeña minoría inmensamente rica mientras que una gran mayoría de la población es pobre; prácticamente no existe una clase media. La masa de la población urbana no posee formación alguna; para sobrevivir trabajan como jornaleros, mozos, como vendedores ambulantes o empleados domésticos; que los niños trabajen es la norma. Quien posee una casita o un piso sencillo y propio se considera afortunado. Muchos malviven en los alrededores de las ciudades, en suburbios, en modestas chozas construidas de hojalata, madera y cartón.

Numerosas familias viven apiñadas en espacios reducidos, por regla general tienen muchos hijos y, a veces, varios de ellos minusválidos; por regla general son analfabetos. El dinero de que disponen apenas alcanza para sobrevivir y mucho menos para pagar un colegio o los materiales escolares y el uniforme obligatorio. Y sin embargo, una formación escolar es la llave que les abre la puerta a un futuro mejor.

Es necesario romper este círculo vicioso y, para ello, hay que empezar, en nuestra opinión, ayudando a los niños, en la esperanza de que comprendan lo que para su futuro significa ir al colegio y tener una formación. Nosotros queremos dar a estos niños una oportunidad.

Nuestro proyecto se encuentra en uno de los barrios pobres de la ciudad de Veracruz. Nuestra próxima meta es construir otra casa para niños en otro barrio para que, así, otros niños puedan beneficiarse de estas posibilidades.

 

En nuestros centros los niños reciben comidas diarias. Para ello es obligatorio que asistan regularmente al colegio. Nosotros pagamos el colegio, los materiales y el uniforme.

 

El éxito de este concepto lo demuestra el hecho de hace poco tiempo pudimos concluir nuestro primer proyecto en Boca del Río/Veracruz y ponerlo en manos de un grupo de personas del lugar que se encarga de seguir nuestras metas. Y este éxito nos ha animado a levantar la sugunda casa para niños en otro barrio de Veracruz.